La discriminación de los que piden inclusión

Ojalá cuando en el ocaso de mis ojos
ya no segregue estructura los estratos
qué en mis postrimeros tiempos
vuelva a existir solo un género, el humano.

Ojalá cuando muera en mí la belleza
encuentren la realidad de sus retratos
qué en mis palabras mal vividas
saturen los negros, indios, omitidos, bajos.

Ojalá podamos romper las distancias
de ser hombre o mujer va más allá del binario
qué en mis placeres compartidos
los genitales sometieron estereotipos.

Ojalá podamos ser irruptores del punto
sin despreciar, relegar, prohibir, eliminar
a quiénes la ignorancia los a corrompido
qué ya no somos caudillos contra pobres
hoy también feministas, maricas, heteronormales, radicales...
excluyen a quiénes no van con su discurso combativo.

TRONÍO DE FURSIA

Fustigada devora orgasmos
escupe al patriarcado
hace de la noche su manto
y de su vida logra abstractos
cuando erotiza al ano
a punte martillo y látigo
para jugar en cuatro más aperos
resquebrajar las bocas
y saborear todos los dedos
que dictaminan a los sexos
dan superioridad al macho
de dominio austero...
Porque antes de morir
por cuatro pistolazos de semen
cercenaria el pene del embustero.