LA CRUZ FÁCTICA

Traigo la conciencia inconformista
para los rezos arrodillados
de bribones, resignados, gandules
y patéticos sermones en retahílas
aprovechándose de la debilidad del humano
de creer en imaginarios e incoherentes
y atribuir el conocimiento al pecado 
al ángel disidente que seduce a los placeres
la música, la inteligencia, el culto a la lectura 
y el arte en libertad cual glorifica.

Traigo mi imagen prohibida
de impía, prostituta, ecuánime 
de infierno atentando al Clero
a la avara riqueza, al poder inquisidor
a los credos y rosarios ignorantes
razón; los pensamientos y el ser erudito 
lastiman, crucifican, profetizan, aureolan
y sobre todo; defienden, respetan y aman
porqué en nombre del diablo
nunca, jamás, nadie ha matado.

Traigo los ojos pardos y satánicos
al ver en mi cuerpo, la evolución del universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario